Kan Yu

kanyu

En épocas remotas se utilizaban los términos Kan Yu para describir el arte del  Feng Shui. Kan Yu se traduce como “envoltura y apoyo”, simbolizando al Cielo (envoltura) y la Tierra (Apoyo). Son términos que provienen de la filosofía taoísta, que relaciona los sucesos de la Tierra con el Universo y al contrario, los sucesos del Universo con lo que ocurre en la Tierra. Kan es lo sutil e intangible, Yu es lo visible y tangible. La práctica Kanyu se basaba en el estudio de la geografia, montañas, valles, ríos… Y así, se buscaban los lugares de mejor Qi para  enterrar a los ancestros (yinzhai o moradas yin) y para edificar las viviendas de los vivos (yangzhai o moradas yan)

La China es un país especialmente agrícola. A través de los siglos, la agricultura China ha logrado conservar las tierras fértiles para alimentar a la población más numerosa del planeta. Sin embargo, los chinos han logrado mantener grandes masas de seres humanos, sin agotar la fertilidad de sus tierras, por ser conocedores de los ritmos de la naturaleza y de los elementos que se manifiestan en la misma.

Muchos buscan un Shan-gri-la, otros un cielo o un lugar de gloria. Los maestros de Feng Shui chinos buscan la manera de ubicar los objetos, combinando sus colores y sus formas para crear ambientes armoniosos, en la Tierra, aquí y ahora.

 

Texto parcialmente extraído del libro Feng Shui: La armonía del vivir de Juan Álvarez y de textos de Enrique Casas

 

 

 

Anuncios